martes, 18 de abril de 2017

América tiene un problema con la jubilación

Resolución de la Cámara 67, que Donald Trump firmó la semana pasada, se deshace la regla de que el Departamento de Trabajo finalizó a finales del año pasado, lo que habría hecho más fácil para las ciudades y condados para ejecutar los planes de ahorro de jubilación para los ciudadanos que no pudieron entrar a través del trabajo. 
Es una elección extraña para los republicanos para matar a los planes que fomenten el ahorro privado, voluntario, con impuestos diferidos, los cuales tienden a aprobar. 
Sin embargo, un grupo de la industria de fondos de inversión se opone a los planes de jubilación de la ciudad a ejecutar. Los demócratas en el Capitolio, acosado con otros problemas, no va a recoger una pelea. 

Ellos deberían. La resolución en sí no es nada más que una patada en la espinilla para las tres ciudades, todos corren por los demócratas, que habían considerado la creación de planes-Nueva York, Filadelfia y Seattle. Pero apunta a un problema mayor, que ninguna de las partes ha enfrentado. Los Estados Unidos tienen una crisis de jubilación, que se está tratando como una crisis de ahorros. No són la misma cosa. 

En macroeconomía tradicionales, todo el ahorro sirve al mismo propósito: la inversión en el capital social, o de nuevas máquinas para hacer cosas. Los trabajadores pasan ya sea de sus salarios en el alquiler y la comida, o poner dinero en bonos, acciones o cuentas de ahorro. A través de la magia de los mercados de capitales, sus ahorros tanto vuelven interés y comprar máquinas y herramientas de capital social. A su vez, esta población se convierte en componente del modelo básico para el crecimiento económico. Estos modelos económicos consideran solamente la suma total de todos los ahorros: 100.000 pensiones financiadas valen lo mismo que una sola propiedad mil millones de dólares. 

Es fácil llegar a la conclusión de que los manuales de economía más ahorro es siempre y en todas partes buenas. Paul Samuelson, el premio Nobel de MIT que también instruyó al presidente Kennedy en 1960, escribió la imprimación dominante en macroeconomía para los estudiantes del siglo 20. En una edición de 1973, se explica la forma en que los países forman el capital: 

Hay dos tipos de segunda mano están involucrados. En primer lugar, la gente debe resistir la tentación de comer encima de una parte del capital acumulado en el pasado; que deben “abstenerse” de consumir más de sus ingresos actuales ... En segundo lugar, si ha de ser la formación de capital neto positivo, la comunidad por lo general deben someterse “a la espera” -en el sentido de renunciar a los bienes de consumo ahora a cambio de bienes en más de tales el futuro.

Samuelson concede que un país podría ahorrar tanto que hace bajar el valor de lo que ha ahorrado, la reducción de las tasas de interés. Pero su lenguaje-ahorro, resistiendo la tentación, la abstención, deja claro que el ahorro es una virtud. Greg Mankiw, de Harvard, cuyo libro de texto sobre la macroeconomía ha reemplazado Samuelson, es aún más explícito que no puede ser demasiado, así como demasiado poco ahorro.
 Pero cuando se habla de lo que los gobiernos pueden hacer para cambiar la tasa de ahorro, que propone soluciones que todo lo aumentan: aumento de los impuestos sobre el consumo, por ejemplo, o la reducción de impuestos sobre las ganancias de capital. Entonces, ¿qué todos los políticos aprendieron como estudiantes en 1975 ó 1995 es que podría ser demasiado capital en la teoría, pero es poco probable que sea un problema que necesita ser arreglado. 

Hay, ahora, demasiado capital. Ben Bernanke, entonces presidente de la Reserva Federal, descrita por primera vez un exceso de ahorro global en 2005. Es un fenómeno bien estudiado y conocido; aquí está Lawrence Summers, de Harvard, sumando hasta el año pasado. Y, como se predijo en tanto Samuelson y Mankiw, no hay suficientes inversiones para dar cabida a los ahorros del mundo, y las tasas de interés han caído. Los rendimientos de los bonos corporativos, tanto de alta calidad y de largo plazo de la deuda federal estadounidense son más bajos que en cualquier momento desde 1973 (véase el gráfico).
Los miembros del Congreso, sin embargo, parecen recordar solamente que el ahorro es bueno. A medida que Washington considera volver a escribir el código de impuestos, ninguna de las partes está presionando para aumentar los impuestos sobre los dividendos, ganancias de capital o estamentos, todo lo cual podría alentar un mayor consumo ahora y rebajar el nivel total de ahorro. Los republicanos incluso han señalado que están considerando un impuesto sobre el valor añadido, lo que desalienta el consumo. 

Ellos seguir ignorando la crisis de ahorros que deben preocuparse ellos: Muchos estadounidenses no tienen suficientes ahorros nunca para poder retirarse. macroeconomía tradicionales sólo se preocupa por los niveles agregados de capital social. Hay un montón de eso. Sino que se comparte entre muy pocas personas. La familia mediana de la edad de jubilación ti 

Miguel Angel Tejerina
Skype migueltg781

Reacciones:

0 comentarios:

Etiquetas