lunes, 9 de noviembre de 2009

ACNE NO ES SOLO UN PROBLEMA DE PIEL

De acuerdo con diferentes fuentes, el 85-90% de todos los adolescentes sufren
de acne vulgaris, la enfermedad cutánea que conocemos comúnmente como "acné".
Esta es la razón por la cual el acné, como los frenillos, se relaciona
generalmente con la pubertad y la adolescencia, como una suerte de rito de
pasaje a la adultez. Lo podemos ver fácilmente en las películas, donde jóvenes
torpes de 13 y 14 años son mostrados frecuentemente con una piel y dientes
alejados de la perfección.



Para nuestra personalidad adolescente esto probablemente significa sentirse
inferior y luchar con nuestra apariencia durante la escuela secundaria. Los
adolescentes con acné son más propensos a ser maltratados, bromeados y de
recibir apodos crueles. Además, los efectos secundarios de la mayoría de los
remedios anti acné son terriblemente vergonzantes y usualmente hacen las bromas,
lejos de desaparecer, empeoren.



Para los pocos afortunados cuyos padres poseen del dinero, nuestros años de
adolescencia con acné probablemente se traduzcan en muchos viajes a diferentes
dermatólogos y compras sin fin de cremas y antibióticos.



Pero – todos nos dicen – está bien. Al final pasará. Pronto nos convertiremos en
adultos y – por arte de magia – nuestro acné desaparecerá.



Eso es, a menos que tú seas parte del desafortunado porcentaje de personas que
continúa sufriendo acné aún en su adultez. De hecho, el acné afecta al 25% de
los hombres y al 50% de las mujeres adultas en algún momento de sus vidas. Los
maltratos y apodos crueles explícitos podrán reducirse, pero el acné puede
afectar severamente la vida de un adulto, sin importar cuán “adultos” y
“maduros” aparenten ser sus compañeros.



Los brotes de acné generalmente duran alrededor de 5 años desde su primera
aparición. Luego de eso, su efecto se disipa o empeora. Y no hay manera de saber
qué tipo de acné tienes hasta que terminan los 5 años – después de eso, estarás
extasiado de felicidad o comenzando todo de nuevo, otra vez en el principio.



Y ahora, por alguna razón, el número de adultos con acné severo está aumentando
en gran medida. Los dermatólogos lo llaman una “epidemia”; la vieja regla de
esperar hasta los 20 para que tu acné desapareciera ha caducado completamente.
Más y más pacientes entrados los 20 y 30 se están levantando y no pueden creer
lo que el espejo les refleja. Y así, el acné ya no es más un rito de pasaje
adolescente. El acné se ha vuelto una enfermedad cutánea generalizada que afecta
a una de cada veinte personas en todo el mundo.

Reacciones:

0 comentarios:

Etiquetas